Estrategia Estrella Michelin

Javier Aranda

El reto de Javier Aranda

Javier Aranda no es solo un chef; es un artista culinario cuyo talento merece una plataforma internacional. El reto era claro: ¿Cómo conseguir esta plataforma? ¿Cómo darle más visibilidad y aumentar su reconocimiento como un chef estrella Michelin? Y, más importante aún, ¿cómo nos posicionamos en el competitivo mundo gastronómico? Te lo contamos con un vaso de Tempranillo y una tapita de foie en la mano.

¿Y cómo llegamos ahí?

La ejecución de la nueva estrategia se pareció a la coreografía exacta de una cocina de alta gastronomía: Una dirección de arte y creativa que funcionó como lo hace un jefe de sala: trabajando desde la creación de contenido que resonara con su audiencia, cobrandings que han creado vínculos que refuerzan a ambas marcas, una comunicación enfocada en capturar la esencia de su cocina, una versión digital de su cocina desde su web a cada pieza digital, siempre todo planificado al máximo detalle.

Solución WK

El día de la reunión, coincidimos con Javier al decir, “¡Esto lo tiene que probar más gente!”, ahí supimos que había match. Javier, que tiene el sueño de inspirar a otros a través de su cocina, lo tenía claro: quería crear una conexión emocional que trascendiera lo físico y que llevase su arte y sus raíces a cada rincón del planeta.

¡Aceptamos el reto! Para alcanzar los objetivos, necesitábamos trabajar en varias cosas: un rebranding que elevase su discurso, la experiencia del usuario tanto en su web como en el restaurante, su discurso online, su estrategia de comunicación y una estrategia digital integral.

Estrategia Estrella Michelin

Javier Aranda

El reto de Javier Aranda

Javier Aranda no es solo un chef; es un artista culinario cuyo talento merece una plataforma internacional. El reto era claro: ¿Cómo conseguir esta plataforma? ¿Cómo darle más visibilidad y aumentar su reconocimiento como un chef estrella Michelin? Y, más importante aún, ¿cómo nos posicionamos en el competitivo mundo gastronómico? Te lo contamos con un vaso de Tempranillo y una tapita de foie en la mano.

Solución WK

El día de la reunión, coincidimos con Javier al decir, “¡Esto lo tiene que probar más gente!”, ahí supimos que había match. Javier, que tiene el sueño de inspirar a otros a través de su cocina, lo tenía claro: quería crear una conexión emocional que trascendiera lo físico y que llevase su arte y sus raíces a cada rincón del planeta.

¡Aceptamos el reto! Para alcanzar los objetivos, necesitábamos trabajar en varias cosas: un rebranding que elevase su discurso, la experiencia del usuario tanto en su web como en el restaurante, su discurso online, su estrategia de comunicación y una estrategia digital integral.

¿Y cómo llegamos ahí?

La ejecución de la nueva estrategia se pareció a la coreografía exacta de una cocina de alta gastronomía: Una dirección de arte y creativa que funcionó como lo hace un jefe de sala: trabajando desde la creación de contenido que resonara con su audiencia, cobrandings que han creado vínculos que refuerzan a ambas marcas, una comunicación enfocada en capturar la esencia de su cocina, una versión digital de su cocina desde su web a cada pieza digital, siempre todo planificado al máximo detalle.